Redireccionando la potencialidad participativa del mexicano.       

 

Julio César González.

En la actividad se decidió contrastar las perspectivas respecto a los conceptos de: opinión pública, espacio público  y publicidad. La primera parte fue realizar la entrevista  a una persona, pero no como tal una entrevista directa, el individuo que sería parte de mi estudió no estaba enterado en un principio de que se trataba, porque en realidad yo inicie el diálogo de manera habitual y cada vez que quizás se pudo llegar a trabar en cuanto a expresar ciertas ideas yo trataba de ocupar algunos términos que le fueran familiares para así incitar el dialogo sus expresiones corporales fueron en varias ocasiones de mantener la vista fija en ciertos objetos y algunas veces no saber qué decir, la entrevista se realizó en mi hogar por la noche, lo bueno es que cuando yo comencé a hablar ella dejó lo que estaba haciendo (checando la computadora) para prestarme atención.

Lo primero fue platicar con una persona con una preparación académica de carácter universitario mi hermana mayor de 29 años, la cual estudió una carrera en idiomas en la U.A.E.M. y se dedica a la pedagogía del idioma inglés.  En la conversación se trató de abordar el tema de espacio público el cual a la voz de mi hermana es considerado como aquel espacio que las personas utilizan como parte de su vida cotidiana (parques, plazas cívicas o calles incluso menciono hospitales y escuelas) que es usado para el esparcimiento personal, para la socialización y para la actividad productiva, le comente que a qué tipo de socialización se refería y ella me comento que hacía referencia al puro acto comunicacional o de interacción  por ejemplo en el que una persona le da los buenos días a otra.

Gracias a su perspectiva se puede llegar a entender entender que con sus argumentos hizo alusión a cierto espacio abierto en donde la afluencia de gente es recurrente y aún tratándose de la interacción de individuos privados en un espacio público que bien pudiera desencadenar en un trato más interactivo y comunicativo de las personas privadas para hacer de su vivir o sus experiencias algo de carácter más público no sucede como tal, el individuo se queda atrapado en ese propio hermetismo de su personalidad.

Queda entendido mediante estas enunciados que para ella entre menos comunicación de personas privadas exista en un espacio abierto es mejor, (por eso el abusos de autoridades y sistema económico ante la apatía), pues se evitan los enfrentamientos respecto a la diferencia de ideas, ya que cualquier la alusión de cualquier tipo de ellas (por ejemplo de manera verbal) son sinónimo de problemas. Esta perspectiva denota en gran medida que la confrontación de ideas antes que ser un acto de participación entre iguales, mismos que en este ejercicio defiendan sus argumentos de manera razonable, para las personas constituye un acto mal visto , quizás estos individuos tienen la capacidad discursiva pero si el otro individuo no la posee de nada sirve, incluso esta búsqueda de consenso puede llegar hasta los golpes de no haber un acuerdo y a la gente no le gusta tener problemas,  por lo que se recurre a la incomunicabilidad para no tener que lidiar con ideas contrarias a las suyas, que en conjunto con las propias busquen una solución a sus inquietudes, (porque en realidad el individuo piensa en los problemas inmediatos que él pudiera tener,  pero  no en los problemas de los otros que pueden o no tener semejanza), para así buscar el bien común.

Así que esta perspectiva me proporciona la hipótesis de que entre menos comunicación entre individuos es mejor; al final le comenté si entonces estaba bien el hecho de que ciertas personas tuvieran un problema en común y propias perspectivas y soluciones arraigadas en su mente pero no expresadas para poder producir otras ideas, lo que me contesto es que cada uno tiene problemas y la frase con la que culminó el enunciado es “mi mamá me enseño que cada quién se rasca con sus propias uñas”, esto parece ser grave pues los cambios pequeños ya no digamos evoluciones sociales comienzan con el compartimiento del sentir de un sector de la sociedad hacia un posible factor común perjudicante, pero si tomamos esta idea egoísta del pensar “si cada quien se las arregla como puede” estamos ante un acto en donde el individuo se siente solo ante los problemas que pueda llegar a tener y no es capaz de abrirse al diálogo para comprender que la posible solución a un  problema se puede quizás a solucionar con la unión de las ideas de un grupo social, y se prefiere afrontar los problemas generales como personales para que una sola persona en su propio contexto intente resolverlo, sin entender que quizás haya más en común entre  persona y personas de lo que la idea egoísta impide reconocer.

El concepto de publicidad en la plática fue asociado por parte de ella  en un 100% a las grandes empresas proveedoras de productos o servicios, pero luego reviro su idea concluyendo que los temas políticos también se venden en  medios masivos como si fueran productos y  pudo concluir que la política y las empresas hacen el mismo uso de la publicidad en mayor y menor medida un con un uso del 70%  y  30% respectivamente, que en realidad tanto política como empresas lo único que buscan es el poder, uno económico y el otro político, aunque a veces personas involucradas a los asuntos públicos como diputados o servidores públicos se hacen portadores de las ideas que manejan el orden económico y ayudándose de recursos públicos dan satisfacción a sus intereses privados de avaricia, poder y riqueza, así mismo sucede con empresarios que al igual que los servidores públicos entran al mundo de la política sólo para obtener licitaciones y beneficios que aumenten sus enormes fortunas en aras de la representación del pueblo del cual algún día obtuvieron el apoyo, más no la obligación jurídica y moral de retribuirlo con acciones para el beneficio de los representados mediante la figura pública del diputado o senador, etc. Es por ello que se puede concluir que la percepción política respecto de la económica ligada al mercado y a los productos que este ofrece está sutilmente dividida por una delgada línea que en ocasiones desaparece para no dejar ver el transfundo de intereses que en la publicidad se hacen vistos hacia la masa. Aunque originalmente esa publicidad sería utilizada como lo fue en su momento la publicidad representativa,  al utilizar los medios al alcance para posicionar a los actores políticos mediante el marketing, en la percepción acertada de las personas hacia sus actos, su vida y su imagen.

Por la parte de la percepción del concepto de opinión pública se refirió a un conjunto de personas las cuáles opinan acerca de cierto tema aunque no estén informadas y del cual puedan llegar a decir una serie de argumentos que en nada se relacionan con el tema verdadero, ella mencionó que la simple voz de una persona es opinión pública, el puro acto discursivo si ser razonado es opinión; al momento de la plática yo hice referencia a otras cuestiones y reviro su parecer sobre el posible significado, cambiando el sentido del concepto y argumentando que para poder considerarse una serie de enunciados como opinión pública es necesario que estos gocen de la validez argumentativa de una persona que posea un cierto grado académico (sólo eso era opinión pública hasta ese momento); y en parte de sentido tenía razón por que ciertamente una persona con preparación académica pudiera estar bien informado sobre cuestiones que ingieran directa o indirectamente en su vida cotidiana, pero no necesariamente se debe de tener un certificado de estudios para que se produzca una opinión pública ya que las personas rehúyen a compartir sus ideas, más sin embargo es necesario y fundamental que el individuo cuente con la información necesaria y la capacidad de razonamiento acompañada de una capacidad discursiva para producir y contrastar  ideas  con sus semejantes y tratar de cambiar un problema real pues la sola apropiación de conocimientos y perspectivas para sí (es decir la obtención de conocimientos apropiados sin ser expresados), no solo pensando y discursando para sí, sino contrastando ideas con otros semejantes, llegando a consensos, ciertamente en ese momento si se podría hablar de opinión pública.

Me pareció importante tener la oportunidad de conocer la percepción de un ciudadano con preparación educativa de carácter superior (licenciatura) pero que perteneciera de un área no social para conocer las perspectivas ante los conceptos ya citados con anterioridad para poder así derribar la idea que se tiene de que “el simple hecho que representa el pasó por una universidad en este caso una ciencia que no sea social” le proporciona al individuo las herramientas necesarias para poder desarrollarse individualmente, pero también colectivamente siendo una parte del conglomerado social.

Lo único que sucede aquí que el miso sistema al cual estamos obligados a pertenecer, ya nos predispone desde pequeños hacia la manera individual de actuar, para acoplarnos sin problemas a lo que comúnmente todos los individuos como parte de una sociedad realizan, todo esto sucede en gran medida gracias a la implementación y el uso de tantos conceptos que son subutilizados y sobreutilizados, que sólo tienen una cierta explicación y un significado aparente y cerrado que al final resulta ser puramente instrumental siendo utilizado para continuar con la constante reproducción desde abajo hacia arriba y desde arriba hacia abajo del sistema económico, político y social; cabe resaltar que el ejemplo más representativo en donde se utilizan estos conceptos es en periodos electorales .

Por lo anterior queda clara la percepción que tiene una persona que no ha tomado un curso como el que como parte del programa académico que tenemos los estudiantes de la carrera en Ciencias de la comunicación, respecto a estos conceptos de “opinión pública, publicidad y espació público”, será muy difícil que la gente pueda a llegar a conocer otras perspectivas hacia estos temas y conceptos en los que el individuo se hace inherente, pues ya casi toda la enseñanza en el ámbito académico  gira en torno de la economía , a los individuos no se les enseña a  pensar en las escuelas, no se les enseña a razonar estos problemas sociales, se les enseña a reproducir y repetir  esa serie de conceptos instrumentales, sin dar oportunidad a una crítica organizada por medio del conocimiento; la escuela  nos normaliza obviamente, aunado a esto los procesos de enseñanza referentes a la tecnificación se van expandiendo al interior de todas las universidades, creando así  individuos como instrumentos para bien del sistema, y fallando a esos objetivos universales, produciendo  individuos productivos para el sistema, tecnificados para producir trabajos y tareas cual seres mecánicos, sin darle al individuo las herramientas para criticar lo malo del sistema y proporcionándole herramientas para la constante repetición de las partes del  mismo.

Bibliografía:

-Historia y critica de la opinión pública, Gustavo Gilli, Barcelona, 1990.

Deja un comentario

junio 19, 2013 · 23:29

Opinión Pública en la sociedad civil

Dulce Carolina Sánchez García

Dentro del desarrollo político del gobierno del Estado de México, existe una preocupación por la participación tanto social como política de los mexiquenses, uno de las organizaciones donde es fomentada la participación de los ciudadanos es la sociedad civil; considero relevante puntualizar si existe opinión pública, de acuerdo a lo que Habermas menciona en Historia y critica de la opinión pública, dentro de una sociedad por lo cual se realizó una entrevista a un funcionario de la dirección general de participación social, en la secretaria general de gobierno.

En primer instancia se le cuestionó acerca de las principales funciones en su cargo, a lo cual respondió: “lo que hace la dirección general de participación social es básicamente vincular el tercer sector, lo que se conoce como sociedad civil, con el gobierno y fomentar  su participación y formalización, se le ayuda a protocolizar sus estatutos y a legalizarse además damos cursos de capacitación a las organizaciones civiles”.

En cuanto a la segunda pregunta acerca de si en la sociedad civil existe una opinión pública o consideraba esta como parte de la sociedad civil, afirmó su respuesta:

 “Sí, yo creo que la opinión pública se genera dentro de la sociedad civil, entre más robusta es la sociedad civil mayor deliberación de asuntos públicos”. En esta parte proporciona una diferenciación entre la opinión pública y la opinión publicada, menciona que “lo que muchos confunden con opinión pública es lo que pasa en los medios, lo que escriben los columnistas, lo que está en las editoriales de los periódicos, lo que dicen los opinólogos en los medios de comunicación, esa es la opinión publicada y a veces disgrega de la opinión pública.”

Por último en esta parte puntualiza que “la opinión pública es generada a partir de la deliberación y el debate en el espacio público, ¿cuáles son esos espacios públicos?… las universidades, escuelas, parques, es decir esos espacios donde se puede discutir libremente los diferentes puntos de vista.”

Se observa que esta concepción de opinión publica coincide con que “la opinion publique recibe su atributo del ciudadano reunido en asamblea y dispuesto a la aclamación, no del raciocinio público de un public éclairé” (Habermas, 1981: 133), el mismo entrevistado descarta que la opinión publica pueda ser medida a través de encuestas y por lo tanto que no se trata de aglomerar o junta opiniones particulares, va más allá.

Al cuestionar acerca de la publicidad, menciona que son “mecanismos y mensajes que tratan de vender algo básicamente o que tú seas consumidos de algo” lo cual dista de “el objetivo declarado de la publicidad política, la transformación de los intereses privados de muchos individuos en un interés público común, la credible representación y exposición del interés de la organización como un interés general” (Habermas, 1981: 226) sumado a esta declaración menciona la diferencia entre publicidad gubernamental y difusión gubernamental, en cuanto a la difusión gubernamental utiliza el ejemplo de una campaña de vacunación, donde se trata de difundir información mientras que la primera te vende una idea, no un producto tangible, ejemplifica con la “G” que representa al “gobierno que trabaja en grande” y menciona que te venden la idea de que el gobierno está trabajando por tu bienestar.

En este ejemplo vemos que “el gasto de la propaganda muestra que la publicidad (…) se ajusta ahora de otro modo, bajo el patrocinio de las administraciones, las organizaciones y los partidos” (Habermas, 1981: 224), como bien lo menciona el entrevistado, el gobierno utiliza los fondos para que los ciudadanos tengan en cuenta el trabajo que realizan, y cada dependencia gubernamental tenga una imagen.

Por último menciona que la participación social y la opinión pública son sinergias, que en tanto la opinión pública sea más critica, mayor será la participación social y cuando participan las personas, tienen espacios para deliberar y así se genera de igual forma una opinión pública más fuerte, además de estos dos factores se encuentra el espacio público y de esta forma se puede generar ciudadanía.

Comenta que la importancia de estos elementos es que te permiten transitar de una democracia representativa a formas de democracia más directa y de participación, es por tanto que nos damos cuenta que aunque haya opinión pública dentro de la sociedad civil, aún no se genera la suficiente para llegar a esa democracia que sugiere.

 Bibliografia

Habermas, Jürgen, “Public opinión, opinion publique, offentliche meinung, opinión pública: acerca de la prehistoria del tópico”, en Historia y crítica de la opinión pública, Gustavo Gili, Barcelona, 1981, 124-126 pp.

Habermas, Jürgen, “la transformación funcional del principio de la publicidad”, en Historia y crítica de la opinión pública, Gustavo Gili, Barcelona, 1981, 223-247 pp.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Lo público desde una perspectiva religiosa.

 

Dulce María Martínez Martínez 

El siguiente  trabajo es un análisis de una entrevista realizada al sacerdote Juan Flores Pérez, vicario1 en la parroquia de San Pablo Autopan.  Con el propósito de saber que tanto conocimiento tiene este personaje con respecto a  la opinión pública, público y publicidad; según la perspectiva  de Habermas. El Padre Juan, realizo sus estudios en el seminario Diocesano de Toluca desde el año 2000 y culminándolo en el año 2011, con estudios de Filosofía y Teología.

Dentro de la entrevista se desarrollaron veintidós preguntas abiertas.  Las preguntas fueron relacionadas  a la cercanía política que tiene un sacerdote, además de tocar una de las problemáticas más discutidas dentro de la iglesia, es el caso del aborto.

Habermas considera a la opinión pública como resultado de un consenso en el que participan diferentes personas.  La respuesta con respecto a la pregunta: ¿Qué concepto  tiene de opinión pública?”:

“La opinión pública, es algo voluble. Yo tengo una opinión, todos témenos opinión  y necesitamos ponernos de acuerdo. Hoy en día cada quien emite comentarios, bajo sus propios intereses. Pero, también hay que ser cuidadosos, pues lo que diga la mayoría no siempre es la verdad y ese es el riesgo en esta democracia…”.

En la respuesta está claro que su concepción de opinión pública es muy similar al concepto de Habermas, no tiene el concepto como tal pero si tienen nociones del mismo. El Padre menciona dentro de su respuesta a la democracia, lo que provoca la pregunta: ¿Un sacerdote vota?,  para lo que el Padre responde, que sí y lo hacen desde 1992, pero lo que en verdad llama la atención de su respuesta es:

“: “El sacerdote, se dice, no debe meterse en política. Pero, el hombre es un zoon politikon, según Aristóteles, es un animal político  y además  la vida evangélica desciende en la acción social y el ejercicio del bien común. Entonces, no es que nos metamos en política, es que nacemos dentro de la política.” 

Si bien el sacerdote se basa en Aristóteles supo relacionar su respuesta. Y aunque su decisiones se rigen por lo que indique la institución a la que representa, en este caso la Iglesia,  lo que dejo muy en claro es que, él debe seguir guiando a la comunidad que le fue designada y su forma de hacerlo es mediante la homilías2.

Ahora bien, el sacerdote tenía un concepto diferente al aspecto de publicidad, el concepto al que el tenia alcance era a la publicidad representativa. El sacerdote mencionó que es por medio  de posters, revistas, jornadas, páginas electrónicas y el uso de redes sociales, es como la Iglesia, transmite las conclusiones a las que llegan después de diferentes debates o problemáticas a tratar. El Padre Juan, también menciona que existen canales televisivos religiosos, pero estos llegan únicamente por televisión de paga. Es  decir  que existe una publicidad fabricada, porque obviamente estos contenidos, son editados y controlados al mensaje que la Iglesia busca emitir.

En cuanto al espacio público, el sacerdote lo reconoce como el lugar en el que las personas pueden emitir sus opiniones y desarrollar actividades en colectivo, tal es el caso del Templo. Así  también considera  que es vital para las persones tener acceso a líderes que se desarrollen con ellos en un espacio público, para que de esa manera la intención original de los gobernantes (el bien común) se pueda desenvolver del mejor modo.  

Para concluir el sacerdote considera que los gobernantes en México, son más bien una empresa que vela por sus propios intereses. Piensa, que los gobernantes olvidan por completo que ellos son servidores públicos y que quieren ver al ciudadano como su súbdito, un súbdito al que pueden hacer del modo que ellos quieran y como ejemplo menciona la reforma laboral.  Considera que los ciudadanos también tienen la culpa, por asumir este papel de menos que el gobernante y que recae en la obediencia sin exigir nada. Además comenta que en sus homilías les dice:

“Míren, tenemos un autoridad ciega, pero no podemos ser unos ciudadanos mudos y mancos que no hacen nada.”

Aquí también se puede apreciar la refeudalización que Habermas menciona, el que los ciudadanos vean  de nuevo al gobernante como un amo, que es dueño de todo.

El padre Juan considera que puede contribuir a su comunidad tocando temas diferentes a los normales, pues de este modo puede crear conciencia sobre los fieles para que salgan de la situación de conformismo en la que se encuentran.

 

Bibliografía:

Habermas, Jurgen. “El elemento fundamental”, en Historia y critica de la opinión publica, Barcelona, Gustavo Gili, 1990, 65-247pp.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Perspectiva de la Opinión Pública, Espacio Público y Publicidad en una Trabajadora del SEIEM

Jesús Javier Hurtado Herrera

Tras la promulgación de la reforma educativa, incluida en el paquete de acciones que deberá tomar el gobierno federal, previsto en el pacto por México; así como la movilización de profesores, docentes y académicos del nivel básico alrededor del país; el nivel educativo de los mexicanos, el análisis y la propuesta expresos en el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018, así como la secularidad mediática con respecto a estos movimientos, han propiciado la ejecución de este proyecto de investigación con el cual se pretende entender la conformación y participación de los miembros administrativos en el ámbito educativo.

Sobre lo antes mencionado, se ha realizado una entrevista a un servidora pública de los Servicios Educativos Integrados al Estado de México (SEIEM), entendiendo que este organismo es el encargado de “ofrecer educación básica y normal de calidad, que proporcione a los educandos una amplia cultura, constituida por habilidades intelectuales, conocimientos básicos en disciplinas científicas, humanísticas y tecnológicas” (SEIEM, 2013)

Su papel, aparentemente indispensable, puede permitir la consideración de un ejercicio importante en el espacio público y el campo de acción de los servidores públicos, la publicidad del organismo y finalmente la opinión pública influyen directamente dentro de la toma de decisiones de la institución.

Al abordar el aspecto de “espacio público” la  encargada lo delimita al ámbito laboral del organismo, y comenta: “pues un espacio físico que determinemos no lo existe, los espacio que se dan son de acuerdo a la necesidad del SEIEM” continúa diciendo “los Consejos Técnicos Pedagógicos, es donde se abren los espacios que tenemos para el dialogo”. Entonces los espacios públicos no están dados sino que se crean y adecúan, como resultado de la aun privatización de la vida y de la consecuente privatización de las decisiones, el dialogo y el conocimiento (Habermas, 2009: 82)

Al cuestionarle sobre las personas que asistían a dichos consejos ella contesto “es el supervisor, el jefe de sector, los directores así como el jefe de ellos, que es del magisterio, entonces ellos tratan de hablar lo más posible (…) y es donde se dan a conocer las acciones que se pueden tomar”, esto indica que no cualquiera puede participar en ellos, por lo tanto dentro de la institución hay una división entre los que pueden ingresar a y los que no, hay una exclusión jerárquica y económica, “el público se institucionaliza como un grupo fijo de interlocutores, este no se equipara con el público, sino que, en todo caso, reclama ser reconocido como su portavoz”, (Habermas, 2009: 75) de hecho la trabajadora menciona que dicho comité es conocido por todos los que allí laboran de manera cercana, a pesar de que el Director Sindical es seleccionado meritoriamente por el Gobernador del Estado.

El SEIEM no publica ni difunde los acuerdos a los que se llega en esas reuniones, dejando de lado el hecho que “publicidad equivale aquí a notoriedad” (Habermas, 2009: 119).

Es un hecho, aun existe una discusión entre la psique de los trabajadores, por un lado saben que ellos solo ejecutan las decisiones pero en determinado momento también se sienten incluidos dentro del proceso, “de hecho los cambios siempre nos llegan por parte de ellos, nosotros no, no hacemos cambios ni los generamos” como consecuencia al respeto hacia el organigrama, en todo caso se manifiesta un respeto patriarcal dentro del organismo.

La publicidad, comenta la entrevistada es nula en las oficinas del SEIEM, se mantienen sometidos a las prácticas convencionales de los medios de comunicación como el boletín y los oficios. Es una publicidad interna, que busca generar un sentimiento de pertenencia e identidad; esto nos permite entender porque durante la entrevista, en todo momento se manifestó con “nosotros”. En otras palabras, la publicidad que obtienen como entes individuales tampoco es fuerte, no es representativamente  individual, sino que obtiene importancia en tanto grupo. Tal como acontecía en el Parlamento expuesto por Habermas.

No obstante al exterior del instituto no existe la difusión que ellos quisieran o podrían recibir. Motivo por cual siente que “últimamente nos han lacerado porque los medios de comunicación, pues se han dedicado a lastimar nuestra imagen con falsa publicidad, donde muestran partes secularizadas sin darse cuenta del trabajo que se desempeña día con día”, en estos términos Habermas acierta al decir que “la prensa se convierte en el órgano critico de un público políticamente raciocinante” (Habermas, 2009: 97)

Al cuestionar sobre un término abordado por el sujeto, “persona pública”, descubrimos que considera que es todo aquel que tenga deseo de informarse y que sea capaz de formarse un criterio respecto a los funcionarios públicos, “los servidores públicos son aquellos expuestos” (expuestos como se está en el flanco de guerra, sin protección, propensos y susceptibles a sufrirla, de ser correcta esta interpretación, la opinión publica es una potencial arma) a la opinión por parte del público lo que la vuelve opinión pública.

Es evidente que la persona se encuentra institucionalizada e ideologizada, comenta “soy trabajadora de aquí y me pongo la camiseta, y yo  podría decir que  puede ser que para los demás nuestro organismo  no tenga tanta funcionalidad pero para mí sí”.

Habiendo hecho estas acotaciones podemos presuponer que los que allí trabajan no tienen una participación  directa en la toma de decisiones aunque así lo crean, su opinión se ve sometida a la casusa del Instituto, su participación en los espacios públicos se limita a las oportunidades y favoritismos que se dan dentro del organigrama, la falta de publicidad  del organismo es derivado de una abstención por parte de su sindicato burócrata, ya que en el organigrama una de las oficinas de mayor cargo es la de Comunicación Social, por lo tanto uno de los grupos con mayores ingresos y mayor peso dentro y fuera de la dependencia.

En este sentido se puede entender porque la imagen de los maestros se ha visto contaminada por los medios de comunicación masiva, porque las caravanas al sur del país son tan grandes, porque el sindicato tiene un peso tan importante, porque el trabajo no se nota, porque se desconoce el organismo y sus funciones. Todas estas cuestiones tienen una respuesta y es la protección cabildeada por parte de los integrantes, una jerarquización que ofrece condiciones benéficas de manera constante y permite que los trabajadores se mantengan adormilados y sumisos ante las decisiones de sus representantes.

No cabe duda que la ideología permea en todo sentido en la opinión pública de los que allí laboran y justifican sus acciones con la premisa del valor económico. Mientras esto se mantenga de esta forma, aunque los trabajadores tengan nociones correctas de los términos expuestos por Habermas no tendrán una praxis completa o adecuada.

BIBLIOGRAFIA

Habermas, Jürgen (2009) Historia y critica de la opinión pública: la transformación estructural de la vida pública, Gilli, Barcelona.

SEIEM (2013),  Acerca del SEIEM, en página oficial del Gobierno del Estado de México. En línea http://www.seiem.gob.mx/web/x1_canales/x1_acerca.html

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Un acercamiento a la lógica del pensamiento burgués

Christian Alan González Flores

El licenciado Suarez es un “joven empresario” de Toluca, él es dueño y director general de una empresa de publicidad, aunque el giro principal de dicha empresa sea la coordinación y producción de “eventos masivos, educativos, culturales, de entretenimiento y de comercialización” como él mismo describe en la entrevista. Su pensamiento y la lógica de sus ideas son resultado de las condiciones sociales que le rodearon y en las que se ha desenvuelto toda su vida, dichas condiciones son las de las clases privilegiadas por el actual sistema imperante en la sociedad, La burguesía. Hijo de un empresario dueño de varios talleres mecánicos en el valle de Toluca, Hugo siempre asistió a escuelas particulares rodeado de más niños como él, siempre se correlaciono con sujetos de sus mismas características económicas, por tanto bien se podría afirmar que el pensamiento de Hugo es en buena parte el reflejo del pensamiento de la mayoría de la burguesía. Es por ello que se considera para este estudio importante contrastar el pensamiento de Habermas con el que representa éste sujeto visto como una forma de acercamiento al pensamiento de los actuales burgueses de los llamados empresarios.

El entrevistador mantiene una relación de amistad con el entrevistado, tal es resultado de una relación laboral, pues el entrevistador trabajó en la empresa propiedad del entrevistado, por ello es que se consiguió la entrevista con gran facilidad y alta disponibilidad. Previo a la entrevista se le comento al entrevistado hasta cierto punto el propósito y el tema de la entrevista, con el fin de que se mostrara lo más sincero posible en sus respuestas, lo cual también se le pidió de forma explícita.

Hablando sobre el gobierno, la política del país y el desempeño de las actuales administraciones, el entrevistado nos dejó ver que él es consiente del interés instrumental (en términos de la teoría) de los políticos, aunque no lo haya dicho así, “apoyan para que la sociedad vea que están apoyando, para tener votos después” dijo, también se habló sobre el llamado Marketing político, donde el entrevistado aclaro que la imagen en la política es lo único que importa dejando fuera la cuestión de las ideas, en ello podemos leer que Hugo es consciente también de la cuestión de la racionalidad no es la determinante dentro del plano político, este puntó concuerda con el concepto de  publicidad representativa que desarrolla Habermas, pues se sustituye la razón como constante para la construcción de un discurso por el uso de la imagen de un personaje el cual el trascendente más por el “Título nobiliario”[1] que por lo que dicho personaje tenga que decir. No obstante a lo largo de la entrevista el uso de las palabras y la orientación de sus ideas apunto a que Hugo, muy probablemente de forma inconsciente, también respondía la lógica de un pensamiento instrumental y de interés por el beneficio propio. “A veces está bien usar la ignoracia y la falta de compromiso del gobierno hacia actualizar sus reglas y normas y usarlas a tu favor”[…] “La administración que estamos teniendo finalmente ésta apoyando un poquito más porque saben que están regresando al poder y entonces tienen que mantener contenta a la gente.”

Hablando sobre los procesos electorales y el acto de votar manifestó que su creencia en que las elecciones y sus resultados están definidos por los partidos políticos y no por los votos, posteriormente se le cuestionó si; el votar es ya te hace político, a lo que respondió con una negativa “No, ser borrego no te hace político, porque no piensan esa acción”. A continuación se le cuestionó sobre lo que él consideraba entonces una acción política, a lo respondió con tres conceptos que a partir de ese momento comentaría constantemente, tales fueron; Anulación de los votos como protesta y muestra de inconformidad, búsqueda de información útil y relevante y por ultimo una necesidad de alejamiento de los medios masivos de comunicación. El entrevistado planteó que “el pueblo mexicano es ignorante gracias a las televisoras, que distraen a la gente y está no se informa” posteriormente dijo que “lo único que puede salvar el país es un cambio radical, de pensamientos radicales”.

Continuando con los puntos principales, se le preguntó qué pensaba él de la opinión pública, el considera que la opinión pública la fábrica el gobierno “no es una opinión pública, es una opinión sembrada en el público” hasta este punto pareciera que el entrevistado es consciente de la fabricación de la opinión pública, tal como lo presenta Habermas pues es parte tanto de la razón instrumental como de una imposición (la cual por naturaleza es opuesta al dialogo y la discusión sobre las cuales, según Habermas, debe sustentarse la opinión pública y la publicidad). Por otra parte el entrevistado considera que existe una opinión pública, pero que es un índice muy bajo de gente se informa, es en este aspecto en donde comienzan a confundirse los conceptos pues en su concepción de opinión pública, él no hace referencia al dialogo y la discusión parece que confunde la opinión pública con la opinión privada, aunque concuerda con Habermas al decir que una opinión debe basarse en el conocimiento[2] “si me voy a poner a opinar sobre algo, me tengo que poner a investigar”. No obstante él no excluye la discusión pues la presenta después de lo que considera la opinión pública, la discusión él la ve en el compartir con sus cercanos su opinión pública. Sin embargo este concepto de los cercanos hace referencia a la gente que tiene semejantes características a las suyas, referencia que se afirma con la expresión “gente que comparta tu opinión” al considerar al pueblo mexicano ignorante y sus semejantes como capaces de generar opinión y traspasando esto al pensamiento de Habermas podría parecer que en él se hace presente el deseo por una publicidad burguesa, selectamente definida tal como la que nos presenta Habermas en su texto.

Por último se le preguntó de como creía que debería ser el periodismo y de cual considera es su participación en la política del país. A lo primero respondió que el periodismo debería ser libre y autónomo pero que es más responsabilidad de la sociedad buscar buena información (mencionó como la mejor opción el uso de internet), A lo último contestó “Dar ideas y mi opinión, tratar que mis amigos y familiares no estén tan involucrados en televisión y que se informen en otras partes”.

     

Bibliografía.

- Jürgen, Habermas, Historia y Crítica de la opinión pública, Gustavo Gili, Barcelona, 1990.

 


[1] Con ello nos referimos tanto a los títulos de la clase Monárquica-aristócrata de la que nos habla Habermas lo cual en la actualidad puede verse duplicado en los denominados cargos público en el gobierno, o todo cargo que dé al personaje algún grado de relevancia política.

[2] Este uso de conocimiento o como él lo da por supuesto como una conjunción de información, pensamiento (razonamiento aunque textualmente no use esta palabra) e  inclusive de crítica.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

POSIBILIDAD DE PARTICIPACIÓN CIUDADANA

Lizbet Alejandra García Fonseca

 

La elección del sujeto: Roberto Valdez Ubaldo es un joven de 20 años estudiante de la licenciatura en química por la UAEMex. Fue seleccionado primero porque disponía del tiempo para la entrevista ya que es un compañero de trabajo y también por algunas pláticas que habíamos tenido con respecto a temas de interés público con lo cual descubrí que es un ciudadano crítico y atento a lo que sucede en la sociedad. También me pareció interesante analizar lo que pensaba porque él pertenece a una licenciatura de ciencias duras y no está tan implicado en asuntos sociales como nosotros.

Descripción de las dificultades presentadas y del escenario de la entrevista: la entrevista se realizó minutos antes de nuestra jornada laboral, duró aproximadamente 20 minutos y se realizó al aire libre fuera de nuestra oficina. Las únicas dificultades que se presentaron fue que nuestros otros compañeros de trabajo llegaban a saludarnos e interrumpían esporádicamente por lo cual cambiamos el lugar para estar más concentrados.

Para realizar la entrevista se prepararon algunas preguntas en torno a las cuales giraría la entrevista.

  1. 1.      Opinión pública

“La opinión pública se forma luego de que el público por medio de la educación y la información, haya sido puesto en condiciones de formarse una opinión pública fundada” (Habermas, 1990: 102).

Al tocar el tema de la opinión pública el entrevistado hizo referencia a que si no había interés y conocimiento de los temas la gente poco podría hacer para cambiar las cosas. En sus propias palabras nos dice “El pensar de una sociedad muchas veces es mala por la información con la que cuenta en referencia a los temas de su sociedad o comunidad y esto mismo consta de un problema… nunca se nos toma en cuenta porque no sabemos que queremos”. Esto nos dice que el ciudadano es consciente de la necesidad de educación con respecto no sólo a temas académicos sino de naturaleza pública con lo cual podrían “saber que quieren” y así organizarse para conseguirlo.

Se le cuestionó también acerca de la importancia de la participación ciudadana a lo cual dijo que era bastante difícil lograr una verdadera participación según él “a lo más que un ciudadano puede aspirar es a pagar impuestos y callar; votar por tu candidato favorito y callar; protestar por tus derechos y recibir macanazos”. Esto habla de la ausencia de un espacio público y una nula opinión pública.

 

 

  1. 2.      Espacio público

En la antigua Grecia, en los inicios de la Europa moderna, la esfera pública fue constituida por medio del habla contraponiendo argumentos, opiniones y puntos de vista mediante un diálogo en un espacio compartido. Al entrevistado se le cuestionó sobre la resolución de problemas en alguna comunidad  y respondió “No veo otra forma de solucionar problemas más que escuchar a la gente y resolver los problemas que nos agobian en comunidad”. Al parecer el joven es consciente de la necesidad de organización y sobre todo tiene claro la común-unidad, es decir, el poner en común los problemas para dialogar sobre ellos y poder darles solución unidos.

Según Habermas la refeudalización de la esfera pública transforma la política en un espectáculo dirigido en el que los líderes y los partidos pretenden la aclamación de una población despolitizada. Una de las preguntas abordadas fue acerca de la seriedad de la política en México a lo cual respondió “Es un circo desde que la prensa ha tomado el control de lo que vemos y oímos hasta el punto de manipular a la población”. El entrevistado también mencionó que se sentía como en un programa de televisión ficticio donde todo era “absolutamente increíble y ridículo, iniciando con la telenovela de Peña Nieto y Televisa” y continua diciendo “yo no sé cómo todavía queda gente que se traga ese montón de patrañas… ¡ah, espera! somos de los últimos lugares en educación”.

“En tanto el soberano y sus estamentos “son” el país, en vez de delegarlo meramente, puede, en un especifico sentido de la palabra, representar: ellos representan su dominio, en vez de para el pueblo, “ante” el pueblo”. (Habermas, 1990: 43). Los asuntos de carácter público han quedado reducidos a soluciones y decisiones privadas con lo cual efectivamente en lugar de estar puestos para escrutinio del pueblo están ante el pueblo, es decir, no existe espacio público y de la misma forma no existe opinión pública- lexis y praxis según J. Habermas- como lo menciono en algún momento Pierre Bourdieu.

  1. 3.      Publicidad

La publicidad es manejada como un recurso que permite a los líderes políticos obtener, con la ayuda de las técnicas massmediáticas, asentimiento suficiente para legitimar sus programas políticos. Cuando se tocó el tema de la publicidad el entrevistado la asocio con “pantallas de humo, engaños, teatros y otras artimañas del gobierno para que nos traguemos sus pendejadas”. Además de mostrarse muy molesto por los diversos tipos de manipulación mediática mencionó que si no eras alguien “con palanca y dinero no tienes derecho a opinar”  a esto Habermas ya nos decía que “las mujeres y los económicamente dependientes están fáctica y jurídicamente excluidos de la publicidad política”  (Habermas, 1990: 92).

 “A la luz de la publicidad todo se manifiesta tal como es, todo se hace a todos visible. En la conversación entre ciudadanos fluyen las cosas hacia el lenguaje y ganan forma; en la disputa entre iguales sobresalen los mejores y ganan su esencia: la inmortalidad de la fama” (Habermas, 1990: 43). Roberto menciona: “Es increíble como EPN sea presidente de México habiendo muchas más personas con deseos de ayudar y mucho más preparados”. Con respecto a lo que dice Habermas si existiera una publicidad en el sentido estricto del concepto los puestos políticos se ganarían a través de la fuerza de su capacidad discursiva; y si existiera una publicidad como tal la verdad acerca de los personajes y sus discursos estarían de manifiesto para el pueblo y con ello llevar a la praxis la opinión pública.

 

Conclusiones sobre el discurso del entrevistado

En una sociedad donde los factores de la acción comunicativa de Habermas pudieran desarrollarse en todos los ciudadanos, la opinión pública se podría llevar a la práctica, la publicidad haría visible los asuntos públicos a todos, el discurso podría construir proyectos realizables para la mejora de las sociedades creando mejores escenarios tanto para la resolución de conflictos como para un mejor desarrollo social y en el espacio público  los iguales podrían disputarse los puestos públicos con la certeza de que el mejor lo ganará pues tiene las habilidades necesarias, que no sólo están descritas en lo privado sino que son de carácter público por lo cual la sociedad en general, una sociedad informada y educada que puede dar una opinión fundada, pueda participar de los asuntos.

Roberto, a pesar de no tener bases teóricas sobre conceptos como opinión pública y publicidad,  tiene un discurso bastante crítico o al menos está al pendiente de asuntos que le afectan como ciudadano y además no se deja llevar por lo que los medios de comunicación dicen sino que se detiene a analizar la información. A pesar de ser consciente de la situación social el joven no tiene interés en la movilización ciudadana ni quiere participar en movimientos sociales “todos son unos habladores, ahí está el 132… mejor no me quemo” dicho en sus propias palabras.

Si bien es un ciudadano consciente, es también pasivo.

 

BIBLIOGRAFÍA

Habermas, Jürgen, Historia y crítica de la opinión pública, Barcelona, Gustavo Gili, 1990.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Origen del Burgués

Víctor J. Herrera

¿Por qué se considera perniciosa la transformación

de los compañeros de Odiseo en puercos? ¿Para qué,

sin tomarles su parecer, se les convierte de nuevo en

seres humanos?

    Julio Torri

 

Tal parece que ante la empresa del héroe toda vida ajena a éste resulta prescindible. No es exclusivo de la Odisea (o de la obra de Homero), sino de toda la épica antigua. Incluso de la tragedia shakespeariana donde, ante la posible (e inevitable) tragedia del héroe, otras vidas pagan previamente su tasa tan sólo por formar parte de la gloriosa historia del protagonista. Se trata de un cambio paulatino que, de acuerdo a Adorno y Horkheimer, inaugura la fórmula que hará del hombre antiguo uno moderno, racional, individualista, consciente de sus capacidades de utilización de la técnica y de dominación.

Elegir la Odisea, entonces, no es solamente un capricho de los autores: pues el ejemplo más antiguo de la épica da una idea acerca del momento histórico en que el pensamiento humano pudo emanciparse del horizonte de lo mítico, para encontrarse enfrentado a la naturaleza de manera irremediable, pero no por ello fatal. De hecho, Odiseo (o Ulises), por la gracia de su inteligencia o astucia (que los de Frankfurt formulan así: “consiste en que el espíritu separado, instrumental, en la medida en que dócilmente se pliega a la naturaleza da a ésta lo que le pertenece y de este modo la engaña”) sortea los obstáculos de una naturaleza primitiva y brutal sin evadirlos.

Pareciera que la facultad del hombre burgués no es tanto evitarse el problema de los dioses sino, por el contrario, enfrentarlos y engañarlos. En ello consiste su “empresa”. Adorno y Horkheimer afirman la peculiaridad de su interpretación: “no ser posible, por ejemplo, escoger otra ruta que la que pasa entre Escita y Caribdis, puede ser interpretado de forma racionalística como transformación mítica de la superioridad de la corriente marina sobre las pequeñas naves arcaicas”, lo cual no quita sentido al espíritu burgués de Ulises, en tanto que la fuerza de las corrientes como la de ambas bestias míticas pudo convertirse en un elemento disuasivo para continuar su aventura.

Es aquí donde entran las vidas de los otros que, menos identificadas que las del héroe, perecen en busca de un objetivo ajeno a ellos. No sólo eso, sino que ante la obligación de acompañar al héroe además de arriesgar la vida, están impedidos para disfrutar los nimios placeres que pueden encontrarse en el camino: ya sea que pierdan la vida, la humanidad o que simplemente estén bajo la orden de no acercarse al filo abismal de las pasiones (caso de las sirenas). No es difícil identificar así, como sucede en Odiseo, o mito e ilustración, a la masa subordinada de Ulises con la masa obrera, oprimida, impedida, abandonada a la suerte del protagonista y no a la de sus improbables ambiciones. Quizás habría que agregar, ignorante: pues aunque sean capaces de sentir el mismo placer que Ulises recibe del canto de las sirenas o de involucrarse con Circe, no todos ellos son capaces de atarse al mástil de la nave. En otras palabras: solamente el burgués sabe disfrutar de los placeres (que además son mundanos, comparados al propósito principal, dominante, de volver a casa; no así la tripulación que, mezquina y falta de heroicidad, los tiene en la más alta esfera, lo cual los vuelve susceptibles de caer en la red de lo mundano como si se tratara de una trampa), en cambio, la masa trabajadora no puede someterse a ellos, pues no sabría cómo diferenciarlos de un propósito real, una empresa trascendente.

Naturalmente, el Ulises burgués, paternalista, a su vez estaría relacionado al empresario (para el caso sería más adecuado decir “emprendedor”) o explotador. Su capacidad de dominación abarca tanto la naturaleza como a los hombres: inferiores, como puede deducirse. En cualquier caso, más parece que “lo burgués” es un proceso y no una clase social: Ulises se emancipa de la determinación mítica de los dioses y la naturaleza, el hombre se emancipa del poder divino y crea un mundo hecho bajo las leyes de la razón. Si la masa obrera se emancipa de sus opresores, ¿en qué sentido el proceso deja de ser similar al de la presumible liberación del burgués? En su momento las determinaciones físicas y espirituales eran obstáculos para el desarrollo pleno del ser humano: la Ilustración, se supone, transformó esa relación y trajo nuevas formas de dominación.

El aburguesamiento de la masa obrera, en todo caso, no es algo nuevo: ha ocurrido en todo régimen que se precie de ser (o haber sido) revolucionario. La mejor prueba de ello es que ante el tan temido avance de las políticas de mercado, no hay una respuesta seria que pueda enfrentarle. Ahora mismo las formas del capitalismo son, como en la antigüedad, piezas inamovibles de la realidad, casi divinas, determinantes, fuerzas superiores de la naturaleza. Los explotados, como Ulises, buscan sortear los peligros sin evadirlos. Quizás la Odisea es menos una semilla del espíritu burgués, que una fábula del trágico destino del hombre, cuando antes que temer a la naturaleza y a los dioses, debe temer a los hombres. Y entre la fatal disyuntiva de dominar o ser dominado, la mejor opción parece ser renunciar a la humanidad: tienen razón los autores cuando afirman que “toda civilización posterior ha denominado cerdos preferentemente a todos aquellos cuyo instinto se orienta a un placer distinto de los sancionados por la sociedad para sus fines”. Lamentablemente, el burgués se sirve más de los hombres que de los cerdos, y así se corre el riesgo de convertirse en hombre, cuando uno bien podría vivir (y morir) siendo cerdo.

 

Bibliografía:

  • Horkheimer, Max, y Theodor w. Adorno, “Odiseo, o mito e Ilustración”, en Dialéctica de la Ilustración. Fragmentos filosóficos, Trotta, S/L, 1994, 97-113 pp. 

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized